MALA LECHE…


En más de una ocasión hemos hablado sobre ciertos alimentos y lo perniciosos que en exceso son para el organismo. Yo mismo hablé del asunto de los hidratos de carbono y de los aditivos alimentarios. Es por esto que hoy voy a hablarles de la leche y sus derivados.

¿Se han dado cuenta que el hombre es el único animal que sigue tomando leche después del “destete”? ¿No le parece ilógico, contraproducente o antinatural?

La leche animal y sus derivados se encuentran actualmente entre los alimentos de mayor consumo del mundo. Aunque no siempre fue así: ¿no se ha preguntado nunca por qué existen culturas que desayunan carnes, huevos o cualquier otra cosa menos leche?

De común se habla inmensamente de sus propiedades nutritivas y lo imprescindibles que son para crecer sanos y fuertes. Pero, ¿es eso verdad o una vez más hemos sido engañados, siendo que estos productos no son precisamente salubres?

Si nos paramos a pensar, aunque sea brevemente – y aunque hoy día no esté en boga – llegaremos a una serie de interesantísimas conclusiones. Por ejemplo:

La leche que produce cada especie mamífera es única y está desarrollada específicamente para su especie en sí y no para otra, debido a que cada animal tiene su propia estructura biofísica y sobretodo metabólica. Los nutrientes que la leche de cada especie productora puede contener han sido creados de una manera específica porque es lo que necesita su cría para desarrollarse. Obviamente la composición de cada tipo de leche varía en función del animal, de la raza, del alimento que haya recibido, de su edad, del periodo de lactancia, de la época del año y del sistema de ordeño, entre otras variables. Explicado de forma sencilla, y para que se haga una idea, tenga en cuenta lo siguiente: Una vaca posee 4 estómagos, ¿Cuántos posee usted? La edad de madurez de una vaca se alcanza a los 2 años y no siguen tomando leche. En los humanos se baraja que entre los 2 y los 7. ¿Por qué nosotros seguimos con la ingesta láctea? Por un factor netamente cultural. Dicho de otro modo, porque nos lo dicen.
La mayoría de personas cree que tomar leche es nutritivo, de hecho los nutricionistas occidentales – que no otros, añado – la recomiendan para mantener la salud, sobre todo la de los huesos.

Millones de norteamericanos prácticamente la toman en lugar de agua. Sin embargo es precisamente en Estados Unidos, el mayor consumidor mundial de leche, donde más incidencia de osteoporosis hay entre su población.

El principal componente de la leche es el agua. Su presunto interés nutritivo radica en que además contiene grasas (ácidos grasos saturados y colesterol), proteínas (caseína, lactoalbúminas y lactoglobulinas), glúcidos (lactosa, fundamentalmente), vitaminas (cantidades moderadas de A, D y del grupo B) y minerales (fósforo, calcio, zinc y magnesio).

Según los resultados del Proyecto Cornell Oxford-China de Nutrición, Salud y Medio Ambiente quedó demostrado – entre otras cosas – que la leche animal desmineraliza a los adultos. Comprobó que las mujeres que no tomaban leche por tomar arroz y vegetales, no padecían osteoporosis. Sin embargo, si introducían la leche en su dieta sus niveles de calcio bajaban y aumentaba la incidencia de esa patología. Insisto: ¿Se ha preguntado alguna vez porque existen culturas en las que se desayunan carnes y vegetales?

El trabajo del doctor William Ellis, ex presidente de la Academia Americana de Osteopatía Aplicada, estableció que las personas que toman de 3 a 5 vasos de leche diarios presentan los niveles más bajos de calcio en sangre. Agregando que tomar mucha leche implica ingerir grandes cantidades de proteínas lácteas y éstas producen un exceso de acidez que el organismo intenta compensar mediante la liberación de minerales alcalinos como lo es el Calcio.
Por otro lado, hay que hablar del principal componente de la leche: La caseína. Los valores de caseína encontrados en la leche – esta de vaca – son aproximadamente el doble que la leche materna. Pues bien, se sabe que el niño lactante asimila completamente las caseínas de la leche materna… pero no las de la leche de vaca. Tales proteínas sólo se digieren parcialmente por el efecto neutralizador de la leche sobre la acidez gástrica, indispensable para su ruptura. Esto provoca una solución saturada en la que la totalidad de la caseína no ha sido digerida. Siendo que la caseína se adhiere a los folículos linfáticos del intestino impidiendo la absorción de otros nutrientes (de hecho la caseína se utiliza como pegamento para papel o madera).
La leche humana contiene 45 gramos de lípidos por litro de los que el 55% son ácidos grasos poliinsaturados y un 45% saturados. Teniendo, además, un elevado contenido en ácido linoleico, precursor de prostaglandinas y leucotrienos antiinflamatorios.

En cambio la leche de vaca – la más consumida – contiene un 70% de ácidos grasos saturados y un 30% de poliinsaturados. Una estructura que favorece la formación de prostaglandinas y leucotrienos inflamatorios, en oposición a los antiinflamatorios de la leche humana.

La pasteurización y la homogeneización provocan que las grasas saturadas atraviesen las paredes intestinales en forma de pequeñas partículas no digeridas lo que inexorablemente aumenta los niveles de colesterol y grasas saturadas en sangre. Además el contenido en colesterol de la leche es superior al de otros alimentos famosos por ser ricos en ese elemento. De hecho algunos países ya han retirado la leche de la lista de alimentos fundamentales para la dieta porque se ha observado que los niños que acostumbran a tomar varios vasos de leche al día tienen sus arterias en peores condiciones que los que no la toman. Concretamente como un “fumador” – que digo yo supuesto – con un estilo de vida sedentario.

En Estados Unidos, según su Departamento de Agricultura casi el 40% de la comida diaria que ingieren los norteamericanos consiste en leche y/o productos lácteos. Lo cual significa que un estadounidense medio toma diariamente sólo con los productos lácteos 161 miligramos de colesterol. Y eso es tanto como ingerir ¡53 lonchas de beicon al día!

A tenor de lo expuesto son cada vez más las voces que alertan de la posible relación – directa o indirecta – entre el consumo de leche y las dolencias que se relacionan a continuación, que aunque es largo de leer considero necesario exponer para tener una idea aproximada de lo que hablo y porqué.
Estas afecciones son:

Anemia ferropénica. La mitad del resto de las anemias que se producen en Estados Unidos están relacionadas con el consumo de leche y sus derivados por los pequeños sangrados gastrointestinales que la leche suele provocar.

Artritis Reumatoidea y Osteoartritis. Está constatado que los complejos antígenos – anticuerpos generados por la leche – se depositan en las articulaciones provocando su inflamación y entumecimiento. Estudios realizados en la Universidad de Florida (Estados Unidos) confirman que los síntomas se agravan en pacientes con Artritis Reumatoidea que consumen leche. Por otro lado, en un artículo publicado en la revista Scandinavian Journal of Rheumatology se afirmaba que en personas afectadas de esa patología que dejaron de ingerir lácteos y tomaron sólo agua, té verde, frutas y zumos vegetales entre 7 y 10 días la inflamación y el dolor disminuyeron significativamente. Agregando que cuando alguno volvía a una dieta “lacto-ovo-vegetariana” los síntomas reaparecían.

Asma. Se sabe que la leche puede estimular la producción excesiva de mucosa en las vías respiratorias y que la alergia a la leche es causa de asma. Además está completamente demostrado que los niños con exceso de mucosidad y dificultades respiratorias a los que se les retira la leche de vaca mejoran de forma sorprendente.

Autismo. Investigadores italianos descubrieron que los síntomas neurológicos de los pacientes autistas empeoran cuando consumen leche en combinación con el trigo (el desayuno de los campeones, vaya). Se cree que los péptidos de la leche pudieran tener un efecto tóxico en el sistema nervioso central al interferir con los neurotransmisores. En sus investigaciones los doctores de la Universidad de Roma notaron una mejoría marcada en la conducta de esos enfermos tras dejar de ingerirla ocho semanas. En su sangre había altos niveles de anticuerpos contra la caseína, la lactoalbúmina y la betalactoglobulina.

Cáncer de estómago. Investigadores del Instituto Nacional de Salud Publica de Morelos (México) encontraron un aumento significativo del riesgo de contraer cáncer de estómago en pacientes que consumían productos lácteos.

Cáncer de mama. La leche está considerada por muchos expertos causa directa de este “tipo” de cáncer. Un dato adicional es que: una de cada 10.000 mujeres muere de cáncer de mama en China (donde no está generalizada la ingesta láctea), mientras que sólo en el Reino Unido las cifras oficiales hablan de una de cada 12.

Cáncer de ovarios. La galactosa – uno de los azúcares de la leche – se ha relacionado también con el cáncer de ovarios. Algunos investigadores consideran que las mujeres que beben más de un vaso de leche entera al día tienen tres veces más probabilidades de contraer cáncer de ovarios que las que no lo ingieren.

Cáncer de próstata. Un estudio presentado hace más de veinte años en una reunión de la American Association of Cancer Research en San Francisco y publicado en Oncology News ya revelaba, según el doctor Chan (epidemiólogo de la Universidad de Harvard): El consumo de leche y sus derivados está asociado con un incremento del riesgo de cáncer de próstata en los hombres. Explicando que ello se puede deber a que el alto contenido de calcio de la leche hace disminuir la cantidad de vitamina D del cuerpo, encargada de proteger del cáncer de próstata.

Epidemiólogos italianos del Aviano Cancer Center calcularon ese aumento del riesgo y establecieron que es 1,2 veces mayor entre quienes beben de 1 a 2 vasos de leche diaria que entre los que no la consumen. Sin embargo, si se toman dos o más vasos de leche al día el nivel de riesgo de padecer ese cáncer se multiplica por 5.

Cáncer de pulmón. Investigadores holandeses concluyeron en 1989 que las personas que toman tres o más vasos de leche diaria tienen dos veces más probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón que los que no la toman. Se ha documentado que existe relación directa entre la hormona somatotropina y el cáncer de pulmón, y entre éste y las dioxinas que contaminan la leche.

Cáncer de testículos. Investigadores británicos descubrieron que también hay relación entre el cáncer testicular y el consumo de leche. El riesgo encontrado fue 7,19 veces mayor que en la población general y aumenta en un 1,39 por cada litro de leche adicional que se consume.

Cataratas. Hay una creciente evidencia de la relación entre el consumo de leche y las cataratas. Según diversos estudios científicos las poblaciones humanas que consumen grandes cantidades de productos lácteos tienen mayor incidencia de cataratas que aquellos que los evitan. Este defecto se ha relacionado con la lactosa y la galactosa. Siendo la relación más evidente entre la mujeres que entre los hombres. El tipo más frecuentemente es la catarata cortical.

Diabetes Mellitus Tipo I. Diferentes investigaciones demuestran que los lactantes alimentados con leche de vaca presentan un mayor riesgo de padecer diabetes insulinodependiente – conocida como diabetes tipo I – desde su niñez. Un estudio publicado en la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra identifica la leche como: “elemento responsable o factor desencadenante en algunas personas genéticamente sensibles”. Los médicos que realizaron la investigación descubrieron que los diabéticos analizados tenían unos niveles de anticuerpos más altos de lo normal que reaccionaban con una proteína de la leche llamada suero de albúmina bovina, atacándola como invasora y destruyéndola. Como añadido diré que una sección de esa proteína es casi idéntica a una proteína de la superficie de las células productoras de insulina por lo cual, según afirman, las defensas de las personas sensibles a ella terminan atacando a sus propias células causando así su destrucción y por ende su patología.

Enfermedades coronarias. Numerosos investigadores relacionan algunos componentes de la leche -el colesterol, las grasas, su alto contenido en calcio, la presencia de xantina oxidasa, etc.- con este tipo de dolencias. En el caso de la enzima bovina xantina oxidasa se sabe que sólo causa problemas cuando la leche es homogeneizada y que su daño se centra en los vasos sanguíneos. La posible explicación está en que esta enzima atravesaría intacta las paredes intestinales, se trasladaría a través de la sangre y destruiría el masmógeno, uno de los componentes de las membranas de las células que forman el tejido cardiaco. Uno de esos investigadores es el doctor Kurt Oster, jefe del servicio de Cardiología del Hospital Park City en Bridgeport (Estados Unidos). Durante un periodo de casi cuatro años Oster estudió a 75 pacientes que sufrían angina de pecho y arteriosclerosis. Pues bien, se eliminó la leche de sus dietas y se les dio ácido fólico y vitamina C – ambas combaten la xantina oxidasa – y en todos los casos el dolor remitió, para luego desaparecer.

Estreñimiento. La leche es causa conocida de estreñimiento en niños y ancianos. Su eliminación de la dieta y un mayor consumo de vegetales y fibra suele resolver ese problema. Asimismo, tanto el estreñimiento crónico como las lesiones perianales se han asociado con una clara intolerancia a la leche de vaca.

Fatiga crónica. Según un estudio realizado con niños en Rochester (Nueva York) en 1991 beber leche aumenta 44,3 veces el riesgo de padecer esta enfermedad.

Incontinencia urinaria. Muchos niños que mojan las sábanas ya crecidos dejan de hacerlo en cuanto eliminan de su dieta la leche, los productos que la contienen y los derivados lácteos.

Intolerancia a la lactosa. Para poder ser utilizada por nuestro organismo este azúcar de la leche debe ser previamente hidrolizado y eso se consigue gracias a una enzima llamada lactasa que va desapareciendo lentamente cuando comienzan a salirnos los dientes (aunque parece ser que en la raza blanca la lactasa permanece durante más tiempo que en la raza negra). Algo que podría deberse a la relación existente entre la melanina y la lactasa. Las personas que viven en lugares fríos tendrían por eso la piel más blanca a fin de aprovechar al máximo las radiaciones solares y sintetizar vitamina D para fijar el calcio.

Se ha observado también que en la mayoría de las personas que no producen lactasa o lo hacen a niveles muy bajos la lactosa no hidrolizada pasa al intestino donde es atacada por las bacterias y las consecuencias son fermentaciones, meteorismo, cólicos, diarreas, etc. Todo lo cual provoca la irritación de las paredes del intestino e incluso microheridas con pérdida de sangre. Y si esas pequeñas hemorragias se producen de forma continuada acaban provocando deficiencias de hierro.

Linfomas. Un estudio realizado en la Universidad de Bergen (Noruega) durante año y medio con casi 16.000 pacientes observó que las personas que consumen dos vasos de leche al día presentan un riesgo 3,4 veces mayor de padecer linfomas que los que beben menos. El mecanismo por el cual eso se produce todavía no está claro.

Migraña. Se ha comprobado experimentalmente que cuando se suprime la leche de la dieta de pacientes afectos de migraña se reducen significativamente sus síntomas o dejan de padecerlas.

Oídos, garganta y sinusitis. En 1994 la revista Natural Health publicaba una serie de hallazgos que relacionan a la leche con el aumento de las infecciones de los oídos y la garganta. Los estudios demostraron que las amígdalas y las adenoides reducían su tamaño cuando se limitaba el consumo de leche, cosa que de haberse sabido en 1983 hubiera evitado una más que innecesaria intervención quirúrgica (la mía, verbigracia).

Reacciones alérgicas. La alergia a las proteínas de la leche de vaca se ha definido como “cualquier reacción adversa mediada por los mecanismos inmunológicos a una o más de las proteínas de la leche (caseína, alfa lacto-albúmina, betalactoglobulina)”.

Sangrado gastrointestinal. El sangrado gastrointestinal secundario a la intolerancia a las proteínas de la leche de vaca en niños ha sido adecuadamente documentado. Tan serio es el sangrado que se le coloca como una de las causas más comunes de anemia en niños.

Síndrome de mala absorción. Investigadores de la Universidad de Helsinki (Finlandia) han comprobado la relación entre las proteínas de la leche y el daño a la mucosa intestinal. Este daño es el responsable del síndrome de mala absorción que se caracteriza por diarreas crónicas, vómitos y retardo del crecimiento.

Trastornos del sueño. Estudios realizados en la Universidad Free de Bruselas entre los años 1986 y 1988 confirmaron la relación entre el consumo de leche y los trastornos del sueño en los niños. Este y otros estudios han hallado relación entre la alergia a la leche y los problemas para dormir. Todos los síntomas mejoraban cuando se excluía la leche de la dieta y empeoraban cuando era reintroducida. El tiempo promedio para notar la mejoría era de cinco semanas. La agitación propia que manifestaban esos niños también mejoró.

Úlceras pépticas. En el pasado se aconsejaba tomar leche a las personas que padecían problemas estomacales, en especial en caso de úlceras. En la actualidad esa práctica se desaconseja por considerarse peligrosa y porque se sabe que la leche y sus derivados agravan todos los síntomas. El alivio temporal que sentían esos pacientes se podía deber simplemente al hecho de que normalmente la leche se tomaba fría y era la temperatura del líquido lo que hacía mejorar la situación transitoriamente.

Además de las expuestas existen otras situaciones y dolencias que se relacionan con la ingesta de leche. Por ejemplo la acidosis láctica severa asociada a la alergia a la leche de vaca, el aumento del riesgo de preeclampsia en mujeres sensibles, la dificultad de aprendizaje en niños o el exceso de estrógenos que debido a la alimentación de la res se ingiere con cada trago de leche.

Anuncios

LOS BOMBILLOS DE BAJO CONSUMO PRODUCEN CANCER

DESPERTARES

Peligro bombillas de bajo consumo

¿Es usted uno de los muchos que, en el esfuerzo por cuidar el medio ambiente y ahorrar dinero, sustituyó su antiguas bombillas incandescentes por bombillas de bajo consumo respetuosas con el medio ambiente (CFL) ? Si es así, tenga cuidado. Un nuevo estudio realizado en laboratorio por Peter Braun Alab en Berlín, ha encontrado que estas bombillas contienen tóxicos cancerígenos que pueden causar cáncer. Estos tóxicos en las bombillas incluyen:

Fenol, un ácido ligeramente tóxico sólido blanco cristalino, que se obtiene a partir de carbón, el alquitrán y sustancias químicas utilizadas en la fabricación ( http://en.wikipedia.org/wiki/Phenol ).

Naftaleno, un compuesto volátil cristalino blanco, producido por la destilación de alquitrán de hulla, que se utiliza en las bolas de naftalina y como materia prima para la fabricación de productos químicos (http://en.wikipedia.org/wiki/Naphth … ).

Estireno, un hidrocarburo líquido insaturados, que se obtiene como un subproducto del petróleo ( http://en.wikipedia.org/wiki/Styrene ).

Los científicos alemanes advierten mucha precaución en mantener estas bombillas “lo más lejos posible de un entorno humano” Si se utilizan, aconsejan el uso de las bombillas con moderación, en áreas con buena ventilación, y “sin dudas no en la proximidad de la cabeza“, ya que estas bombillas generan contaminación eléctrica que afecta a la salud humana.

Este nuevo estudio alemán apoya los resultados anteriores igualmente preocupantes de Abraham Haim, profesor de biología en la Universidad de Haifa en Israel, quien encontró que la luz emitida por las bombillas de bajo consumo aumentó la probabilidad de las mujeres de desarrollar cáncer de mama debido a la interrupción de la producción del cuerpo de la hormona melatonina.

Menudo dilema para los estadounidenses. A raíz de un proyecto de ley en 2007 promulgado por el presidente George W. Bush, el gobierno de EE.UU. prohibirá la venta de las tradicionales bombillas incandescentes de 100 vatios y las sustituirá por las tóxicas bombillas CFL a partir del 1 de enero de 2012, seguido de la versión de las bombillas de 75 vatios en enero 2013, y 60 y 40 vatios en enero de 2014. Europa le irá pisando los talones ya que comenzó a eliminar gradualmente las bombillas incandescentes en 2009 y en 2016 la UE planea prohibir las bombillas halógenas, obligando a la gente a utilizar bombillas de bajo consumo (CFL).

“Esta legislación enfrenta a los legisladores en contra de los grupos medioambientalistas que respaldan firmemente los nuevos estándares “, dice USA TODAY EE.UU. en las noticias ( http://www.usatoday.com/news/washin … ) , “que exigen a los fabricantes producir bombillas que utilicen entre el 25% y un 30% menos energía que las incandescentes estándar, a partir del 1 de enero. “

El hecho de que las bombillas de bajo consumo son perjudiciales no es una información nueva. Es bien sabido que contienen mercurio tóxico, una neurotoxina que puede dañar el cerebro, el hígado, los riñones y el sistema nervioso central. Las bombillas se etiquetan como “seguras” siempre y cuando el vidrio se mantenga intacto. El peligro viene, informa FoxNews (http://www.foxnews.com/health/2011/ … ), si las lámparas están agrietados, rotas o no se desechan adecuadamente haciendo que el polvo tóxico se extienda en el aire. Una sola una bombilla fluorescente contiene suficiente mercurio como para contaminar 6.000 litros de agua y en los seres humanos para poner en peligro el funcionamiento motor, la capacidad cognitiva y la estabilidad emocional.

Por otra parte, la “energía sucia” que produce la radiación emitida por las lámparas fluorescentes compactas produce se ha relacionado con migraña, dolores de cabeza, alteraciones en el sueño, fatiga, y otros problemas de salud, mientras que el parpadeo de las lámparas fluorescentes causa mareos, dolores de cabeza, debilidad y enfermedad en algunas personas sensibles.

Traducido por DESPERTARES

LIBRO, COMO CRIAR UN HIJO SANO APESAR DE SU MEDICO

Este libro es uno de los muchos que la industria farmaco-médica ha estado tratando de eliminar de la circulación al público. Sabemos de antemano que los medicamentos sólo proporcionan un mejoría ocasional pero no arreglan el problema, lo disimulan para que a los pocos días el niño vuelva a tener los mismos síntomas o estar peor que antes.

Existen muchas alternativas para curar enfermedades sin la necesidad de meternos cuanta porquería nos receten, está el biomagnetismo, la fitoterapia, la medicina homeopatica, el plasma marino, la medicina naturista y muchas otras alternativas mas.

Hoy en día venimos todavía de una educación donde creemos que la medicina convencional es lo que mejor funciona, aunque, por suerte, las cosas ya están cambiando. Lo normal solía ser salir corriendo hacía el pediatra o los medicamentos que funcionaron la última vez, para buscar una solución a nuestro problema, y lo que pasa es que en ocasiones esa solución no suele resultar tanto, y en ocasiones empeora la situación.

A continuación se incluye el libro, así como el curriculum del doctor que lo escribió para que vayan viendo cómo es el consejo de un verdadero médico ya que, la mayoría de los que trabajan en la industria medica, ocultan por ignorancia o por los intereses económicos tanto de ellos mismos como de la industria FARMACEUTICA, que la medicina o gran parte de la medicina es un timo. Existen evidencias condenadas en los tribunales de que muchos de los medicamentos tienen efectos adversos severos hasta provocar la muerte, al igual que trata el tema de las INOCULACIONES (VACUNAS) que están creando enfermedades, autismo y provocando incluso la muerte de nuestros bebes, al igual que a cualquiera de nosotros y el que no sepa y quiera enterarse de lo que nos meten en nuestros organismos les invito a saber mas sobre las vacunas investiguen aquí: Pandemia No Hay Ninguna: ¡Detengan La Vacuna!. Como esta pagina hay muchas más en cuestión, les invito a investigar para que así puedan tomar sus propias decisiones les aseguro que a más de uno le va a sorprender toda la mafia que hay detrás de la FARMAFIA al igual que les invito a hacernos responsables por nuestro cuerpo y la salud de nuestra familia.

Título en inglés: How to Raise a Healthy Child . . .
In Spite of your Doctor.

El Dr. Robert Mendelsohn practicó pediatría durante casi 30 años. Fue Director Nacional del Servicio Médico de Consultas del Project Head Start, Presidente del Comité de Licencias Médicas del Estado de Illinois y Profesor Asociado de Medicina Preventiva y Salud Comunitaria en la Escuela de Medicina de la Universidad de Illinois El Dr. Mendelsohn recibio numerosos premios por excelencia en Medicina e Instrucción Médica.

Afirma que un 90% de las visitas al consultorio pediátrico son innecesarias e instruye a los padres como diagnosticar y tratar a sus hijos sin intervención médica.

De manera diferente a otros libros sobre salud infantil, esta nueva e IMPORTANTE obra de Dr. Mendelsohn no utiliza “VEA A SU DOCTOR” como linea de fondo. En vez, subraya que “LAS MADRES, ABUELAS Y LA MADRE NATURALEZA” son los mejores médicos y que por lo general toda intervención médica debería ser el último recurso para un niño enfermo.

Este libro básicamente busca equipar a los padres para asumir el papel médico principal en la vida de los hijos. El doctor lo hace con su acostumbrada presentación un tanto provocativa, fácil de leer y no técnica, cubriendo todo lo que precisan saber los padres sobre los síntomas y enfermedades más impertinentes experimentadas por el niño. Se incluyen capítulos sobre la crianza y el desarrollo, problemas ortopédicos, enfermedades de la infancia, resfríos y gripes, infecciones de garganta, inoculaciones, problemas de visión y audición, nutrición, alergias, problemas de piel y emocionales.

CONTENIDO DEL LIBRO

Capítulo 1 – LA MAYOR PARTE DE LOS PROBLEMAS MEJORAN A LA MAÑANA.
Capítulo 2 – LOS PADRES Y ABUELOS SON MAS SABIOS QUE LOS MEDICOS.
Capítulo 3 – COMO PUEDEN LOS MEDICOS ENFERMAR UN CHICO SANO.
Capítulo 4 – COMO PROTEGER A SU HIJO POR NACER.
Capítulo 5 – ALIMENTACIÓN APROPIADA PARA LA SALUD Y LA CRIANZA.
Capítulo 6 – LO QUE DEBE ESPERARSE DEL NIÑO.
Capítulo 7 – LA FIEBRE: DEFENSA CORPORAL CONTRA LA ENFERMEDAD.
Capítulo 8 – DOLOR DE CABEZA: GENERALMENTE EMOTIVO, PERO EL DOLOR ES REAL.
Capítulo 9 – MAMA, ¡ME DUELE LA BARRIGA!
Capítulo 10 – TOS, ESTORNUDO Y NARICES CHORREANTES.
Capítulo 11 – LA MITICA AMENAZA DE LA INFLAMACIÓN SEPTICA DE GARGANTA.
Capítulo 12 – DOLORES DE OIDO: DOLOROSOS, SI; ¡PELIGROSOS RARAMENTE!
Capítulo 13 – PROTEGIENDO LA VISION DE SU NIÑO.
Capítulo 14 – PROBLEMAS DE PIEL: MALDICIÓN DE LA ADOLESCENCIA.
Capítulo 15 – VERGONZOSOS SECRETOS ORTOPEDICOS.
Capítulo 16 – ACCIDENTES: LUCIMIENTOS DE LA MEDICINA.
Capítulo 17 – ASMA Y ALERGIAS – PRUEBE CON DIETAS Y NO CON DROGAS.
Capítulo 18 – EL CHICO QUE NUNCA SE ESTA QUIETO.
Capítulo 19 – INMUNIZACIONES: ¿UNA BOMBA DE TIEMPO MEDICINAL?
Capítulo 20 – EL HOSPITAL: ¡DONDE VAN LOS PACIENTES A ENFERMARSE!
Capítulo 21 – COMO ELEGIR EL MEJOR MEDICO PARA SU CHICO.
LINKS DE DESCARGA 1: COMO CRIAR A UN HIJO SANO A PESAR DE SU MÉDICO.pdf, 35.8 MB
LINKS DE DESCARGA 2:aquí

EL AGUA DE MAR LO CURA TODO..

Insistimos una vez más, esta es otra de las cosas que se nos oculta por todos los medios, el agua de mar es potable y sus beneficios para la salud son innumerables. El mayor problema para la mafia en el poder mundial es que el agua de mar es curativa de verdad y gratuita. Vean este vídeo y comprobarán que ya hay algunos valientes médicos que se atreven a reconocerlo…


LA INFLUENCIA BENEFICA DE LAS PLANTAS

La influencia benéfica de las plantas
Publicado por FG en jueves, julio 07, 2011
A simple vista le puede parecer una tontería el hecho de abrazar un árbol, pero si termina de leer este artículo, se convencerá de que no lo es en absoluto.

Se dice que antiguamente, algunos de nuestros antepasados, buscaban un árbol en un paisaje solitario, para abrazarse, inconscientemente para descargar todos los problemas y angustias que soportaban; también para descargar ciertas dolencias o enfermedades y poder renovarse de energía nueva.

En esos momentos la persona no pensaba que el árbol fuera un ser inerte, sino que podía sentir la vida y la fuerza del árbol, y la energía benéfica que irradiaba de él.

Cada vez más naturópatas y médicos alternativos recomiendan la terapia de abrazar un árbol.

Cuando la persona se abraza al árbol entra en una comunión más directa con la Naturaleza. Mediante las raíces del árbol nos conectamos con la tierra, y mediante las ramas del árbol nos conectamos con el Cielo.

Somos seres eléctricos, como pilas alcalinas; al abrazar el árbol, en términos eléctricos, hacemos “masa” con tierra, a través de las raíces del árbol, descargando toda la mala energía que nos envuelve; y el árbol a su vez nos recarga de energía limpia y renovada. Al estar entre árboles y plantas siempre notamos que cargamos energía; nunca notamos pérdida de energía.

Si fotografiamos un árbol con una cámara kirlian, esos artefactos que se usan para ver el aura, observaremos que el árbol, y la planta, tienen un aura de energía vital, al igual que los seres humanos. Esa energía del árbol es invisible a nuestros ojos, pero con la técnica kirlian por ejemplo, se visualiza y se confirma. Pues el árbol es un ser que está vivo y que respira.

Es bueno también hacer descansar un rato nuestra espalda contra el árbol, para que la renovación de energía afecte también a la espina dorsal y a nuestro sistema nervioso central.

El árbol siente el sol, siente la noche, siente la lluvia, siente el viento, siente el calor y el frío, y siente a los pájaros que se cobijan bajo sus ramas. ¿Cómo no nos va a sentir a nosotros?…

El árbol se encuentra emitiendo energía permanentemente, de la cual podemos beneficiarnos.

Las palmas de las manos son unos receptores naturales magníficos de energía. Para tocar el árbol, la técnica más correcta y sencilla es la de seguir con nuestras manos los dibujos y rugosidades de la corteza del árbol, en el sentido que se presentan.

Nosotros no vamos a afectar negativamente al árbol, ni el árbol va a enfermar por nuestra causa, ya que como he dicho anteriormente, el árbol hace masa y descarga todas las malas energías acumuladas en tierra.

Por todo ello es importante vivir rodeado de plantas vegetales, o por lo menos tener algunas plantas en nuestra casa. Por el mismo motivo es muy bueno y saludable ser vegetariano.

Un video muy interesante sobre la BioPsico-Energética. (Nostalgia). Más Allá. TVE. 1980. El dr. Fernando Jiménez del Oso charla con el argentino Livio Vinardi, científico y profesor universitario, acerca de la influencia positiva y benéfica que aportan las plantas para los seres humanos. El profesor Vinardi muestra un experimento con la cámara kirlian.

Los activistas climáticos sospechan que son agentes secretos de las Elites y de los gobiernos los que se dedican a provocar los incendios forestales. La Elite ocultista del mundo intenta crear un cambio climático, utilizando emisiones con antenas y estelas en los aviones, para alejar las lluvias. Y de igual manera están restringiendo cada vez más el uso particular de las hierbas medicinales y los manantiales. Cuidemos la Naturaleza y especialmente los árboles y las plantas.